EL VERDADERO ESPIRITU DE LA MASONERIA

Tuesday, September 27, 2005

Consejo de Sabios, ¿esto os suena?.

Estos Misterios tenían y tienen aun como objetivo, la unión de los hombres que han
despertado (Iniciado Espiritualmente) en una Hermandad Universal en la cual el
derecho verdadera bondad de corazón gobernada por una justicia estricta) es poder;
una Hermandad que ejerce la benevolencia, practica la virtud (sin afectada
condescendencia) y las artes, y estudia coordinadamente tanto las leyes de la
Naturaleza como las de Dios (como en realidad son y no como los torpes desearían
que fueran), dispuesta a aceptarlas como de igual valor para la vida del hombre
durante su permanencia en el plano terrestre.

Es un hecho de que los Ritos Místicos de lo que llegó a conocerse más tarde como la
Masonería Oriental, eran observados desde miles de años atrás, en Menfis, Egipto,
en las Pirámides, bajo la dirección de los Reyes_Iniciados. En aquellos lejanos
tiempos (para nosotros), eran un solo país el Egipto y el continente conocido ahora
como América. En consecuencia, no estamos realmente endeudados con Egipto, como
lo creemos, sino con América, el hogar del Aguila y poseedora de la Piedra Angular
que ha de Coronar la estructura Masónica (espiritual) final y para todos los tiempos.
Aunque antiguamente los Misterios eran presididos por los Sacerdotes_Iniclados o
Reyes_Iniciados, sin embargo el Rito Místico estaba abierto para todos los hombres
que, desde sus corazones, confesaran su creencia en la Paternidad de Un Dios Unico
y la Hermandad de todos los hombres; y que estuviesen en condiciones de convencer
a los Iniciadores de que eran hombres completos, hombres sin defectos, -requisito
que, nos dice la antigua ley, no se refiere a la pérdida de una mano o pie, dedo o uña,
sino a una hombría viril, capaz de la reproducción de la especie y, en consecuencia,
aún en posesión del Elixir Vital, por cuyo único medio puede alcanzarse al fin la
Iniciación Espiritual y la Inmortalización Consciente. La letra todavía subsiste en la
Masonería exotérica (moderna); pero el espíritu murió hace mucho tiempo.